Trabajar SENTADAS

Trabajar SENTADAS

Hace unos días contratamos un servicio de limpieza para ayudarnos puntualmente y nos enviaron a una mujer maravillosa.

Mientras estábamos ahí, «dándolo todo», abrió la puerta del despacho y con mucha educación y algo de sorpresa, me preguntó:

– ¿trabajas en una oficina?

– Sí, aunque ahora estoy teletrabajando.

– Eso quiero yo para mis hijas, que trabajen SENTADAS.

En la intensidad de su voz y en su mirada al decir «sentadas», se podía percibir su propósito y su motivación. En ese breve intercambio de palabras también supe cuál era su gran miedo. La pequeña de sus hijas, de meses, había sido diagnósticada con acondroplasia y temía que sufriera bullying y discriminación en un futuro. Decidimos parar un rato, escuché su historia, le conté la mía. Antes de reanudar nuestros quehaceres me dijo que me admiraba.

– Yo sí que te admiro – le dije.

– ¿A mí? Si yo no trabajo sentada.

– Conozco a mucha gente que trabaja sentada por las que nunca tendré el respeto que siento ahora mismo.

Nunca sabes por dónde vienen las mejores lecciones. La persona a la que despedí ya no era la misma a la cual abrí la puerta y en mi cabeza una frase de Paco Moreno que leí hace unos meses en su artículo para Forbes:

“La diversidad es un hecho, la inclusión es una opción”.

Hagamos que sea una opción para las empresas, para las administraciones, para la sociedad. Hagamos que sea una opción para TODOS.

Deja una respuesta